Pulpo congelado

Invertir en pulpo congelado de calidad es nuestro gran activo como grupo: trabajamos solo con materia prima de primer nivel, evitando segundas calidades para garantizar tu satisfacción.

Nuestros clientes reciben siempre un producto excelente y homogéneo en cualquier época del año. Nos ajustamos a sus requerimientos y, si es necesario, adaptamos nuestros formatos a sus necesidades específicas.

Las marcas comerciales de Discefa son líderes y referentes del sector

  • Logo El Rey del Pulpo
  • Logo Fribó
  • Logo Algarvío
  • Logo Pindusa
  • Logo Tentak
  • Retail Rey del Pulpo

Productos de pulpo congelado

¿POR QUÉ ELEGIR PULPO CONGELADO DISCEFA?

Cada vez más consumidores y establecimientos de hostelería se suman a la moda del pulpo congelado. Las propiedades de este producto permiten su conservación óptima a temperaturas bajo cero y ofrecen la posibilidad de disfrutarlo en diferentes formatos adaptados al gusto y las necesidades del cliente.

En Discefa encontrarás pulpo congelado en todas sus versiones: desde tentáculos de pulpo congelado hasta pulpo entero en bandeja o batido en flor. Cualquiera de estas opciones puede descongelarse solo 30 minutos antes de consumir sin perder una pizca de sabor ni de nutrientes.

El ahorro de tiempo y la diversidad de formatos son ventajas que nuestros clientes hosteleros valoran de una forma especial, sobre todo en aquellos negocios con un ritmo de trabajo frenético que se ven obligados a servir grandes cantidades en muy poco tiempo. Para ellos, y también para ti, pasarse al pulpo congelado es garantía de calidad y eficiencia.

Pulpo congelado Discefa

Las ventajas del pulpo congelado para tu negocio

El pulpo es uno de los alimentos que están de moda a nivel mundial. Ofrece una gran cantidad de nutrientes indispensables. A la hora de comercializarlo, la versión congelada presenta una serie de ventajas frente al crudo que merece la pena conocer.

La principal ventaja que ofrece la versión congelada reside en su adaptación a las necesidades del consumidor. Tanto para negocios como para consumidores caseros, disponer del alimento en el momento indicado resulta esencial. Un cefalópodo soporta la congelación de hasta 24 meses, por lo que podrás mantenerlo en cámara frigorífica a la espera de servirlo.

No perderá ninguno de sus valores nutricionales, características ni su textura original. Además, revertir el proceso de congelación es muy rápido. En 30 minutos el producto estará disponible para ser cocinado o manipulado. Otro beneficio de gran calado es que la congelación facilita la cocción de este animal, ya que el tejido muscular se ablanda, un requisito obligatorio para determinadas recetas.

No obstante, desde el punto de vista de un negocio la higiene del producto es de vital importancia, y evitar cualquier tipo de posible intoxicación alimentaria. En temperaturas negativas, las bacterias no sobreviven. Por lo tanto, es posible conservar el alimento durante largos períodos de tiempo y no correr ningún peligro con su manipulación.

Por descontado, la congelación es un proceso natural, y que brinda grandes resultados. La frescura del alimento se mantiene durante más tiempo. Tras la congelación, la frescura del alimento se mantiene.

Un buen congelado no genera olores y mantiene intactas las características nutricionales del animal. Si bien no las mantendrá eternamente, habrá tiempo suficiente como para consumir el producto sin que este se degrade o pierda esos valores nutricionales tan saludables que posee un buen pulpo.

Por último, siempre que se mantenga intacta la cadena de frío un producto congelado es más fácil de transportar y almacenar. Ocupan menos espacio y las condiciones de mantenimiento son menos exigentes que las que precisa un alimento crudo o, incluso, uno que aún permanece con vida antes de su consumo.

Pulpo congelado Discefa